No hay suficiente salmón para tanta demanda en el mundo

La demanda de salmón está al alza. Un pescado sabroso, que se puede cocinar de varias formas y que además es muy saludable, se está convirtiendo rápidamente en un producto de lujo. A medida que los países emergentes van alcanzando un estándar de vida más elevado comienzan a demandar productos de mayor calidad.

Los precios del salmón noruego han aumentado a niveles récord ante la combinación de una oferta inestable y el aumento de la demanda mundial. Unos consumidores que cada vez están más preocupados por la salud y la creciente demanda en países en desarrollo como Brasil y China están convirtiendo a este pescado en un producto inalcanzable.

La demanda se extiende

La demanda en esos países y en otros lugares ha sido “increíblemente buena”, comenta Gorjan Nikolik, analista de Rabobank International. El problema es que la pesca de salmón salvaje no es tan productiva como en el pasado, porque este tipo de pescado es más escaso que en hace unas décadas.

El mercado está bajo presión por el lado de la oferta. La producción ha tardado más de lo esperado en recuperarse después de un desastroso 2016, cuando las poblaciones de salmón en todo el mundo fueron golpeadas por un parásito marino, incluso en Noruega (el principal productor). A la vez que ocurría esto, la proliferación de la “marea roja” y algas tóxicas han matado a millones de salmones en Chile, el segundo proveedor más grande del mundo.

Este año, una temperatura más fría de lo normal de las aguas de Noruega no ha sido el mejor contexto para que los salmones se alimentasen como otros años, por lo que las capturas han tenido un tamaño medio más pequeño, según Nikolik. Los salmonicultores chilenos también han capturado los peces antes de lo normal ante las preocupaciones por la proliferación de algas tóxicas.

También se han capturado menos piezas del salmón de Alaska durante su carrera contracorriente por la reproducción. Los peces salvajes migran a las cuencas altas de los ríos para desovar, sin embargo este año la afluencia no ha sido como la de otras veces.

“Las expectativas eran de recuperación en la oferta y eso no ha sucedido”, explica Nikolik en una entrevista telefónica. “El mercado realmente se ha trasladado hasta un nuevo nivel”.

Pero no todas son malas noticias. Se espera que los precios bajen a medida que se acerca el verano con la llegada de la temporada de barbacoas en los países anglosajones. Los ciudadanos de estos países dejan de consumir este tipo de pescado en favor de la carne durante los meses más calurosos del año.

Fuente: El Economista América.com

Share:

Envíanos un mensaje: