Los turistas: los más desprotegidos de los consumidores globales

In General

 

Por: Altagracia Paulino

Para hacer esta afirmación lo primero que debemos establecer es si el turista es o no un consumidor. Sí que lo es, y su relación está vinculada a los contratos relacionales, uno de los cuales comienza desde el mismo momento en que adquiere un boleto aéreo para trasladarse desde su país al destino que ha elegido para vacacionar o conocer.

Luego se adhiere a otro contrato, al llegar al hotel y firmar, casi siempre sin leer, las condiciones contractuales mediante las cuales le es permitido pernoctar en el lugar donde se aloja, sea un hotel o en otra de las tantas ofertas y plataformas existentes para los turistas y visitantes extranjeros.

Hacemos énfasis en diferenciar a turistas de los visitantes extranjeros, porque son categorías diferentes de consumidores: el turista va a un destino a disfrutar de sus vacaciones, su tiempo de ocio, normalmente en un grupo guiado por personal del hotel, el turoperador, o el guía que haya en la zona elegida; el visitante, es normalmente uno solo, dos o un pequeño grupo de amigos que visitan los lugares para conocer, no solo el territorio sino sus costumbres, cultura, historias y normalmente se queda más tiempo que el estipulado en un paquete “todo Incluido”.

En nuestra experiencia en la defensa de los derechos del consumidor, nos tocó el tema de los turistas y visitantes extranjeros. En la mayoría de los eventos internacionales que hemos asistido y en todas las agendas temáticas, los turistas como consumidores globales han sido y son temas cruciales, por lo que nos sentimos con el aval y la legitimidad para tratar con propiedad el tema en cuestión.

Desde Consumers International, así como en las agendas de países como Australia, Canadá, Estados Unidos y la Unión Europea, se ha asumido el tema por varias razones, muchas de las cuales tienen que ver con los derechos colectivos que le asisten a todos los ciudadanos en todos los lugares donde se encuentren.

Una de las primeras preocupaciones surgieron a raíz de los engaños en las ofertas de los tiempos compartidos, donde muchos turistas fueron estafados a través de plataformas tecnológicas localizadas en diferentes puntos del planeta, pero con cómplices en las distintas localidades donde fueron captadas como víctimas.

Pese a que son seres humanos que compran servicios, todos vinculados al derecho público y privado, no existe una legislación global ni especial para tratar los casos en los que pudieran estar violados los derechos de estas personas.

La única iniciativa conocida ha sido la de Brasil ante el Tribunal de La Haya, para que las leyes de protección al consumidor en cada país, les sean aplicadas a los turistas y visitantes extranjeros cuando sus derechos hayan sido vulnerados en los países donde acuden a vacacionar o a conocer.

Los turistas son hoy día un bien y valor humano que se le agrega al PIB de cada país, por el consumo de los bienes y servicios que adquieren donde son recibidos. En varios foros internacionales se debate la ley a aplicar en caso de conflictos de los turistas y visitantes extranjeros. Si la iniciativa de Brasil, aprobada ya en La Haya, es asumida por todos los países receptores de turismo, los turistas serán protegidos por las legislaciones de protección al consumidor vigente en cada país.

You may also read!

El uso del móvil puede provocar mal comportamiento en los niños

Entiendo que es una medida de los padres, el que lo hijos pequeños de 2-3 o incluso 4-5 años

Read More...

7 pistas para reconocer un correo peligroso

Pista 1. ¿Cómo reconocer un correo peligroso? El remitente El primer signo de alarma que debería levantar las sospechas

Read More...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu

Observatorio Nacional para la Protección del consumidor