¿Los soldados que fueron a Irak son veteranos de guerra?

¿Los soldados que fueron a Irak son veteranos de guerra?

La mayoría de los alistados no pasaba de los 20 años. Atraídos por sueños, como el de una visa para visitar Estados Unidos, un apartamento, dinero para ellos allá y para su familia aquí, los militares emprendieron una aventura que solo le es permitida justamente a los que son jóvenes, ajenos al peligro y muchos de ellos ansiosos por ver lo que es una guerra.

Si se es militar la preparación mental es para pelear en una guerra. Nuestros jóvenes soldados solo las han visto en películas. Afortunadamente no hemos tenido guerras desde abril del año 1965 y debemos preservar la paz como una ganancia, aun las cosas no sean perfectas en nuestra sociedad como en ninguna parte lo es.

La perfección es una utopía, un anhelo, un deseo, pero en realidad no está a nuestro alcance por más que nos afanemos por la razón de que somos perfectibles y podemos ser siempre mejores y hacer que las cosas sucedan lo mejor posible.

Como eso pasó hace relativamente mucho tiempo, la gente no relaciona los intentos de reelección del entonces presidente Hipólito Mejía, que creyó que enviando tropas a “ayudar” al gobierno de los Estados Unidos iba a ganarse el apoyo de la Casa Blanca para lograr su objetivo.

La decisión de enviar las tropas la asumió el entonces Presidente con el aval del ministro de las Fuerzas Armadas ignorando al Canciller, en esa época el doctor Hugo Tolentino Dipp, que se encontraba en Paris donde se refería en una asamblea a que las decisiones para participar en una guerra no debían tomarse de manera unilateral, por lo que al enterarse de que el gobierno había decidió apoyar a Busch, desde la misma capital francesa, en un gesto digno, le renunció al presidente Mejía.

A los alistados se les prometió también compras mensuales de por vida para sus familiares y que iban a estar en lugares no solo seguros, sino confortables aun en medio de la guerra.

Ese primer grupo compuesto por 302 alistados salieron el 11 de febrero del 2004. Para esa época en el Medio Oriente es invierno, en medio del frio debieron dormir en el suelo cuatro de los siete meses que duró la misión. Estaban en lo que se conoce como “seguridad perimetral”.

Un reportaje del Miami Herald publicado hace 4 años revela en uno de los memorándums clasificados por WikiLeaks, que la embajada norteamericana sabia que el gobierno dominicano no podía asumir el costo de los militares en Irak, en ese entonces estimado en 807 mil dólares.

Precisa también que el presidente Mejía estaba muy preocupado, en plena campaña electoral, donde enfrentaba al candidato Leonel Fernández y que el embajador Hans Hertell, le pidió a Leonel que no tratara como tema de campaña el caso de los militares en Irak, cosa que logró y también ganó las elecciones.

El grupo de alistados fue la primera generación de militares de la historia moderna del país que participó en un conflicto bélico extranjero que nada tenía que ver con la defensa de la patria.

Esos muchachos después de un largo viaje en avión tuvieron que recorrer 12 horas en autobús para desde Kuwait llegar a Diwaniyah, una ciudad cerca de Bagdad. Por suerte no hubo bajas y entre ellos hay muchas historias que han quedado como leyenda urbana y una burla de por vida porque no le dieron nada de lo prometido, y aunque son “veteranos de guerra”, aquí eso no cuenta, esa guerra no era nuestra.

 

Por Altagracia Paulino

Fuente: El Periódico Hoy

Share:

Envíanos un mensaje: