Las verduras del verano

In Consumo

Las siguientes son algunas de las principales verduras que se recolectan en esta época del año:

Judía verde. Se trata de una verdura que ofrece un sinfín de posibilidades para cocinarla y servirla. La judía verde es una de las grandes protagonistas de la dieta mediterránea y su recolección se lleva a cabo durante los meses de junio, julio y agosto. En septiembre y octubre los cultivos son más tardíos. Este alimento cuenta con una composición muy elevada de agua y un contenido calórico muy bajo. Apenas tiene grasas, por eso es un alimento perfecto para dietas adelgazantes y saludables.
Calabacín. El calabacín está compuesto en un 95 % por agua y posee muy pocas calorías, por lo que resulta perfecto para dietas de adelgazamiento. Su recolecta se realiza entre mayo y octubre. Contiene minerales, oligoelementos, fósforo, potasio, magnesio y calcio. Estos componentes aportan un gran número de beneficios para la salud, entre ellos, proteger el sistema cardiovascular. El calabacín también es una verdura rica en fibra.
Cebolla. La recogida de la cebolla comienza en el mes de abril y continúa hasta octubre. Está entre las grandes protagonistas de la dieta mediterránea. Contiene un alto grado de quercetina, que favorece la circulación sanguínea y reduce el colesterol en sangre. Es un alimento rico en vitaminas A y C, idóneo para prevenir enfermedades respiratorias, ya que contiene aceites esenciales que disminuyen los síntomas de la bronquitis o el resfriado. La cebolla ayuda también a eliminar el exceso de líquidos y tiene propiedades antioxidantes. Las características de la cebolla la sitúan como uno de los mejores alimentos que podemos incluir en nuestra dieta, en especial en el caso de embarazadas y niños, ya que ayuda al crecimiento y desarrollo del feto.
Papa . La papa es el cuarto cultivo más grande del mundo, por tanto, constituye un alimento básico en cualquier cocina. Su recolección comienza en el mes de junio y persiste hasta noviembre. La patata contiene carbohidratos y nutrientes complejos y, cocinada de forma adecuada, aporta un contenido calórico muy bajo. Es un alimento rico en vitamina B6, un componente que favorece la correcta renovación celular, mejora el funcionamiento del sistema nervioso y proporciona un estado de ánimo equilibrado. También regula la actividad del intestino gracias a su aporte en fibra. La mejor manera de cocinar las patatas es al horno, manteniendo la piel, que contiene fibra, flavonoides y otros nutrientes.

Fuente: Eroski Consumers

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu

Observatorio Nacional para la Protección del consumidor