Nuestra isla es vulnerable al cambio climático. Los dos sectores más importantes para la economía del país como el Turismo y la Agricultura están severamente amenazados porque el patrón de las lluvias ha variado, porque los huracanes y las tormentas tropicales son cada vez más severos y la inundaciones más frecuentes.

Existe un catálogo de recomendaciones para el país y desde el ONPECO pretendemos asumir parte del mismo a fin de generar acciones con miras a que todos estemos preparados tanto para la mitigación de los desastres, como para una estrategia general dirigida a hacer frente a las amenazas. Ya vimos el huracán Mattews, que sin tocarnos, dejo severos daños a la agricultura y si tocaba la estructura hotelera sufriría daños incalculables.

En este gabinete trabajaremos área s diversas iniciando con la educación a través de diferentes actividades coordinadas con expertos y el ministerio de Medio Ambiente.