Estudio de la ONU sugiere implementar políticas para los residuos electrónicos y eléctricos

In Sin categoría

Por: Altagracia Paulino

 

 

En el año 2016 los aparatos eléctricos y electrónicos generaron 44,7 millones de toneladas de residuos, equivalente a 9 pirámides de Guiza, según expertos de la Universidad de la ONU, quienes advierten que si no se toman medidas para el 2020 sobrepasarán los 50 millones de residuos.

El informe del programa Ciclos Sostenibles de la Universidad ONU, dado a conocer el pasado año, analiza el estado creciente de la acumulación de residuos y propone soluciones como el reciclaje, estándares para reutilizar materiales de desechos y la educación a los consumidores y usuarios para que exijan a los fabricantes un compromiso con la producción de piezas de reemplazo para que se puedan reparar y reutilizar.

El estudio hace énfasis en: reciclar, reutilizar y reparar. Hasta el momento solo se recicla el 20 por ciento de los desechos, por lo que el mismo informe cuestiona qué pasa con las computadoras, los refrigeradores y demás aparatos eléctricos y electrónicos cuando dejan de funcionar.

Un dato importante del estudio es el cálculo del valor de los materiales reutilizables contenidos en este tipo de residuos, según el cual superaría los 55 mil millones de dólares, más que el PIB de varios países del mundo.

Este cálculo se basó en que en el 20 por ciento de los residuos reciclados se encontró el contenido de ricos depósitos de oro, plata, cobre, platino, paladio, entre otros materiales de gran valor para ser reutilizados.

Una preocupación manejada en el informe es que en los países donde no existen regulaciones sobre los residuos electrónicos, estos desechos son tratados como cualquier otro, causando graves riesgos porque entre sus componentes contienen materiales tóxicos como cobre, oro y otros minerales que son extraídos por grupos informales sin considerar los riesgos a la salud y al medio ambiente.

En varios países se están aprobando leyes para regular el reciclaje y manejo de los desechos eléctricos y electrónicos, y solo 41 países cuantifican los residuos que generan y reciclan de manera oficial.

Otro punto relevante del informe es que valida el dato de que hay más teléfonos celulares que personas en el mundo. Somos 7.400 millones de personas y el mundo posee 7,700 millones de celulares. La mitad de la población usa Internet y tiene ordenador en sus hogares. Y 8 de cada 10 personas tiene cobertura de celulares.

El estudio arrojó muchos otros datos, pero lo más revelador del mismo es la recomendación final: “Debemos considerar más seriamente lo que estamos comprando y el impacto medioambiental de estas tecnologías”, subraya Rüdiger Kür, coautor del estudio, quien agregó: “también sería bueno que los consumidores presionaran más a la industria para mejorar el impacto ambiental de sus productos”.

La determinación de Francia de legislar contra la Obsolescencia programada, los dictámenes del Consejo Económico y Social Europeo sobre la obsolescencia programada y este estudio de la Universidad de la ONU, son un referente de que las cosas pueden cambiar para bien.

Solo con que los fabricantes provean las piezas de reemplazo es ganancia para los consumidores y usuarios, así como garantía de empleos sostenibles, en un momento donde se predice que la tecnología dejará a una gran cantidad de personas desempleadas en el mundo.

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu

Observatorio Nacional para la Protección del consumidor