El hierro fortalece el sistema inmunológico y ayuda a prevenir y a tratar la anemia

El hierro fortalece el sistema inmunológico y ayuda a prevenir y a tratar la anemia

El hierro es un mineral de mucha importancia para el organismo humano ya que participa en la producción de hemoglobina, componente principal de los glóbulos rojos; también contribuye a la formación de las proteínas musculares y a la metabolización de ciertas enzimas del cuerpo. Es uno de los principales indicadores de que el organismo trabaja de manera correcta o de que algo falla. El hierro es por tanto, un mineral indispensable para el cuerpo humano, pero en su justa medida. Si escasea, surge la anemia ferropénica y, si sobra, además de acortar la vida provoca una enfermedad llamada hemocromatosis.

Es imprescindible para que el cuerpo libere oxígeno, o sea, energía, a través de todas las células del cuerpo y para eliminar el dióxido de carbono. El organismo lo absorbe de distintas maneras según sus necesidades, lo cual fortalece sus defensas y mantiene el cuerpo energizado y la mente fresca. Por tanto, es muy importante mantener una dieta que garantice las dosis diarias requeridas. Las deficiencias del hierro en el organismo se expresan en debilidad, dificultades respiratorias, palpitaciones, anemia, palidez y susceptibilidad a las infecciones.

Ahora bien, para estar bien no es necesario acumular mucho hierro en el organismo. Hay que tener solo el justo para que ejerza sus funciones, como formar parte del pigmento de la hemoglobina (glóbulos rojos), responsable del transporte de oxígeno a todas las células del organismo.

Cantidad óptima de hierro

El hierro está en todos los glóbulos rojos de la sangre, pero también se acumula a modo de depósito en el hígado. El cuerpo humano no está preparado para eliminarlo de manera eficiente y lo acumula durante toda la vida. La cantidad óptima corporal es de 1,2 gramos en una persona adulta. Si es inferior, significa que el mineral es deficitario y se padece anemia ferropénica. A partir de 2 gramos se considera que es excesivo y que se sufre hemocromatosis o sobrecarga de hierro, tan perjudicial para la salud como su déficit. La cantidad se puede conocer mediante el índice de saturación de transferrina o la ferritina, con un análisis de sangre habitual. No hay que confundirlo con el recuento de glóbulos rojos, que también se realizan en los mismos análisis con el fin de detectar si se sufre anemia por concentración baja de hemoglobina.

Cuando falta

La anemia ferropénica es la enfermedad más frecuente en la humanidad. Está muy extendida en Latinoamérica y es más común en mujeres que en hombres debido a las pérdidas del mineral de forma natural por  las menstruaciones. Se estima que afecta al 10% de las mujeres en edad fértil y también a niños de 2 a 5 años que por su causa pueden sufrir alteraciones cognitivas.

Un síntoma propio de la anemia es el cansancio extremo, la palidez y otras repercusiones en la piel, caída y deslucimiento del pelo, uñas quebradizas o desarrollo de estrías alrededor de la boca. Según estudios recientes, el déficit de hierro podría relacionarse, además, con el síndrome de las piernas inquietas, un trastorno neurológico que impide dormir y que lleva a mover compulsivamente las piernas.

La anemia se trata con suplementos de hierro, bajo prescripción médica y un control en la alimentación, que debe incluir carne roja (ternera), aunque también puede ser blanca (pollo), hígado o productos con sangre (morcilla). El que aportan las espinacas o las lentejas es más difícil de absorber.

Cuando se sobre pasa la cantidad adecuada

La mitad de la población de más de 50 años registra en su organismo un exceso de hierro. Esta enfermedad, denominada hemocromatosis, puede ser hereditaria por causas genéticas que impiden absorber el hierro por la dieta normal y que hacen que se acumule a lo largo de la vida. Alrededor de 1 de cada 1.000 personas (el 1% de la población) están predispuestas a la hemocromatosis y tiene especial incidencia entre la población masculina.

También puede ser una dolencia secundaria, debido a enfermedades que obligan a hacer transfusiones periódicas a los afectados que, a su vez, producen una sobrecarga de hierro (una unidad o bolsa de sangre contiene alrededor de 200 mg) en varios órganos que el organismo no puede eliminar y que se acumulan.

Cuando la acumulación de hierro alcanza los 5 gramos en el cuerpo puede provocar problemas de salud muy graves, como cirrosis hepática, cáncer de hígado, de páncreas, diabetes, artropatías e, incluso, la muerte, si no se trata a tiempo.

Tipos de Hierro

Hierro hémico: Es de origen animal y se absorbe en un 20 a 30%. Su fuente son las carnes (especialmente las rojas).

Hierro no hémico: Proviene del reino vegetal, es absorbido entre un 3% y un 8% y se encuentra en las legumbres, hortalizas de hojas verdes, salvado de trigo, los frutos secos, las vísceras y la yema del huevo.

Los inhibidores de la absorción de hierro no hémico son el té, café, la leche, la clara del huevo, el salvado de trigo y los productos de soja.

Funciones del hierro

Estas son algunas de las funciones que el hierro realiza en el organismo:

Es indispensable para el transporte de oxígeno por la sangre hacia los tejidos. El grupo hemo o hem que forma parte de la hemoglobina y mioglobina está compuesto por un átomo de hierro. Estas son proteínas que transportan y almacenan oxígeno en nuestro organismo. La hemoglobina, proteína de las sangre, transporta el oxígeno desde los pulmones hacia el resto del organismo. La mioglobina juega un papel fundamental en el transporte y el almacenamiento de oxígeno en las células musculares, regulando el oxígeno de acuerdo a la demanda de los músculos cuando entran en acción.

Es un elemento transportador de proteínas.

Forma parte de la estructura de las enzima, catalasa y peroxidas, que nos defiende contra los radicales libres. Las catalasas y las peroxidas son enzimas que contienen hierro que protegen a las células contra la acumulación de peroxido de hidrógeno (químico que daña a las células) convirtiéndolo en oxígeno y agua.

Es necesario para la metabolización de las vitaminas del grupo B.

Metabolismo de energía: Interviene en el transporte de energía en todas las células a través de unas enzimas llamadas citocromos que tienen al grupo hemo o hem (hierro) en su composición.

Síntesis de ADN El hierro interviene en la síntesis de ADN ya que forma parte de una enzima,ribonucleótido reductasa que es necesaria para la síntesis de ADN y para la división celular.

Sistema nervioso El hierro tiene un papel importante en sistema nervioso central ya que participa en la regulación los mecanismos bioquímicos del cerebro, en la producción de neurotransmisores y otras funciones encefálicas relacionadas al aprendizaje y la memoria como así también, en ciertas funciones motoras y reguladoras de la temperatura.

Detoxificación y metabolismo de medicamentos y contaminantes ambientales

El Citocromo p450 es una familia de enzimas que contienen hierro en su composición y que participa en la degradación de sustancias propias del organismo (esteroides, sales biliares) como así también en la detoxificacion de sustancias exógenas, es decir la liberación sustancias que no son producidas por nuestro organismo.

Sistema inmune La enzima mieloperoxidasa está presente en los neutrófilos que forman parte de las células de la sangre encargadas de defender al organismo contra las infecciones o materiales extraños. Esta enzima, que presenta en su composición un grupo hemo (hierro), produce sustancias (ácido hipocloroso) que son usadas por los neutrófilos para destruir las bacterias y otros microorganismos.

Consejos para tener niveles óptimos de hierro

Los hombres no deberían comer carne roja más de una vez a la semana porque no pierden hierro de ninguna forma natural.

Las personas de más de 50 años han de abstenerse de tomar alimentos enriquecidos con este mineral, como leches o cereales.

Las mujeres en edad fértil deben tomar al menos dos o tres veces por semana carne, hígado o productos procedentes de la sangre como la morcilla.

Conviene, siempre que sea posible, dar leche materna y cereales enriquecidos a los niños más pequeños.

Beber algún jugo ácido, de naranja o limón, después de un alimento con hierro ayuda a que nuestro organismo lo pueda absorber mejor.

Donar sangre beneficia a los demás y a uno mismo, porque permite eliminar el mineral sobrante sin llegar a la anemia.

Beneficios del hierro para la salud

  • Ayuda a tratar y prevenir la anemia.
  • Su consumo reduce los riesgos de padecer fatiga y debilidad.
  • Fortalece el sistema inmunológico.
  • Ayuda a tonificar la piel.
  • Mejora las vías respiratorias.
  • Favorece el adecuado crecimiento y desarrollo del organismo en las distintas etapas.
  • Agudiza las habilidades mentales.
  • Aumenta los niveles de energía corporal.
  • Favorece el sueño y previene el insomnio.
  • Ayuda a prevenir las dificultades de aprendizaje en la infancia.
  • En los escolares, ingerir suplementos ferrosos mejora la concentración.
  • Fortalece las uñas.
  • Reduce los riesgos de contraer enfermedades infecciosas.
  • La ingestión diaria de suplementos de hierro durante el período menstrual alivia los malestares propios de este evento.
  • Las fuentes alimenticias de hierro más importantes son:Hígado, Filete de res, Hamburguesas, Habichuelas cocidas, Habichuelas blancas, Carne de cerdo, Soya, Pescado, Pollo, Cereales fortificados en hierro, Avena, Pan integral, Ciruelas pasas de uva, Ciruelas, Espinaca, Espárrago, Semillas (calabaza, girasol, etc.).

Fuentes: Fuentes:  Consumer.esBuenasalud.netRdnattural.es

Por Plinio Polanco

Tags:

Share:

Envíanos un mensaje: