El Coco aporta sales minerales, magnesio, fósforo, calcio y potasio

El Coco aporta sales minerales, magnesio, fósforo, calcio y potasio

El coco rico en ácidos grasos saturados, sales minerales que participan en la mineralización de los huesos, magnesio, fósforo, calcio y potasio. La grasa constituye el principal componente tras el agua y es rica en ácidos grasos saturados (88,6% del total), por lo que su valor calórico es el más alto de todas las frutas. Aporta una baja cantidad de hidratos de carbono y menor aún de proteínas. Así mismo, el coco es rico en sales minerales que participan en la mineralización de los huesos (magnesio, fósforo, calcio y en potasio).

En cuanto a otros nutrientes, destaca su aporte de fibra, que mejora el tránsito intestinal y contribuye a reducir el riesgo de ciertas alteraciones y enfermedades. El  magnesio se relaciona con el funcionamiento de intestino, nervios y músculos, forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante. El  fósforo  participa en el metabolismo energético.

El  potasio es necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso, para la actividad muscular normal e interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula. Destaca además su contenido de vitamina E, de acción antioxidante y de ciertas vitaminas hidrosolubles del grupo B, necesarias para el buen funcionamiento de nuestro organismo.

El Coco pertenece a la familia de las Palmáceas. El cocotero del cual procede este fruto es la palmera más cultivada e importante a nivel mundial. A partir de esta planta, se obtiene una gran diversidad de productos, siendo una fuente de alimento, bebida, abrigo.

Características

Forma: redondeada, presenta una cáscara externa, correosa o fibrosa, de 4 ó 5 centímetros de espesor, con pelos fuertemente adheridos a la nuez. Le sigue una capa intermedia y fina y otra más dura que dispone de tres orificios próximos entre sí, con una disposición triangular y situados en el ápice. Uno de dichos orificios es vulnerable a la presión, lugar por donde puede derramarse el agua de coco antes de romper la cáscara y es donde se encuentra la semilla.
La pulpa contiene en su cavidad central el agua de coco, un líquido azucarado que se encuentra en una cantidad aproximada de 300 mililitros, encerrada en el interior.
Tamaño y peso: es una drupa cubierta de fibras de 20-30 centímetros y puede llegar a pesar hasta 2,5 kilogramos. Color: la cáscara externa es amarilla o verdosa y la pulpa es blanca que es la parte comestible.
Sabor: intenso y muy agradable.
El coco es un fruto muy aromático y de sabor intenso y agradable. Teniendo en cuenta sus propiedades nutritivas, su consumo ocasional y en cantidades moderadas, se considera adecuado para todos los segmentos de la población sana: niños, jóvenes, adultos, deportistas, mujeres embarazadas, madres lactantes y personas mayores. Además, es muy rico en sales minerales que participan en la mineralización de los huesos (magnesio, fósforo, calcio) y en cuanto a otras sustancias beneficiosas que aporta, destaca su contenido de fibra, que le confiere propiedades laxantes.
La fibra previene o mejora el estreñimiento, contribuye a reducir las tasas de colesterol en sangre y al buen control de la glucemia (niveles de azúcar en la sangre) en la persona que tiene diabetes.
Por su alto valor energético, deben moderar su consumo las personas que tienen exceso de peso y por su elevado aporte de potasio, no se aconseja a quienes tienen insuficiencia renal y requieren de una dieta controlada en dicho mineral. Sin embargo, quienes toman diuréticos y las personas con bulimia se beneficiarán de su consumo, ya que en el coco abunda dicho mineral. Es el líquido que se halla en el interior de la pulpa; cuanto menos maduro esté el fruto más abundante será y también más rico en nutrientes. Se considera una bebida isotónica natural.

El agua de coco

El agua de coco es el líquido que se encuentra en el interior del fruto. Cuanto más verde está éste, es más abundante y rica en nutrientes, se utiliza para la restauración completa de líquidos y electrolitos tras la práctica deportiva constituye una parte elemental del rendimiento físico y de la recuperación del tono muscular.

Si el ejercicio es poco duradero (menos de una hora) o no es muy intenso y las condiciones de temperatura y humedad no son extremas, es suficiente con beber agua antes, durante y después del esfuerzo para conseguir una correcta hidratación.

El agua de coco se ha convertido en una alternativa saludable a las bebidas refrescantes y, en particular, en un sustituto o complemento de las bebidas específicas para deportistas. El ligero sabor dulce favorece que se tolere bien y no provoque sensación de estómago lleno tras su ingesta. Los escasos estudios que se han realizado en el ámbito deportivo con el empleo de agua de coco como bebida hidratante, muestran similitud en los resultados, en cuanto a reposición hidroelectrolítica, en comparación con bebidas específicas.

En general, el agua de coco contiene sodio, potasio y cloro, como electrolitos principales, además de glucosa.

Algunos autores destacan la riqueza en potasio de esta bebida y sugieren el enriquecimiento en sodio para conseguir una semejanza en composición isotónica con los líquidos corporales. La palatabilidad de la bebida es esencial para asegurar que el deportista bebe la cantidad de líquidos y al ritmo que le conviene. Según los resultados de los estudios, el agua de coco, por su suave sabor dulce, se tolera bien y no provoca náuseas ni sensación de estómago lleno tras su ingesta.

Estas características la convierten en un producto óptimo para la reposición de líquidos tras el ejercicio físico, por lo que se propone como una alternativa a las bebidas para deportistas. Incluso en el caso del agua de coco natural, cuya concentración de glucosa y sodio es menor que en las bebidas isotónicas y resulta menos efectiva para conseguir una rehidratación óptima, los expertos que han analizado su empleo afirman que, al ser gustosa, estimula una mayor ingesta, de manera que al beber más cantidad se compensa la diferencia de estos nutrientes.

Tipos de Cocoteros

Existen tres tipos de cocoteros y dentro de cada grupo un gran número de variedades:
Cocotero Gigante: utilizado para elaborar el aceite, y para consumirlo fresco. El fruto es de gran tamaño y de alto contenido en agua. Su sabor es poco dulce.
Cocotero Enano: dado su agradable sabor se lo emplea para la producción y elaboración de bebidas envasadas.
Cocotero Híbrido: es un cruce entre las dos variedades anteriores teniendo sus frutos un tamaño mediano, buen sabor y un buen aprovechamiento de su aceite.

Productos derivados

El coco es una fruta tropical muy aprovechable. Se conocen aplicaciones del coco, tanto de la fruta como de las hojas y de la palmera, en distintos ámbitos, desde la industria ganadera a la cosmética, la farmacéutica o la medicinal, por su potencial acción antiséptica y diurética. La industria alimentaria produce la copra, la carne seca y deshidratada del coco desmenuzada o molida, a partir de la cual se obtiene el aceite de coco. Éste se emplea tanto para alimentación e higiene corporal y cosmética, como para la elaboración de productos de repostería y pastelería industrial.

Fuente: Wikipedia.orgZonadiet, Consumer.es

Por Plinio Polanco

Tags:

Share:

Envíanos un mensaje: