El cibercrimen y la naturaleza humana

Por: Altagracia Paulino

 

La semana pasada manifestamos preocupación por la dependencia que tenemos de la inteligencia artificial, la cual nos facilita la vida pero nos pone a pensar en cerebro de otro debilitando de algún modo nuestra capacidad creadora.

Los alcances de la inteligencia artificial son verdaderamente ilimitados, y como la misma es desarrollada por el cerebro humano y los seres humanos, que no somos perfectos, podríamos en algún momento ser víctimas de la misma inteligencia artificial que hemos creado.

Como muestras, tenemos lo que ya se ha identificado como Cibercrimen, Ciberguerra, ciberespionaje, según destaca un amplio reportaje publicado en el diario El País, del 28 de enero, titulado “Nadie está a salvo en Internet”.

El reportaje destaca que la mayor amenaza que tiene España -y yo agrego que el mundo-, es el Cibercrimen, y narra la historia de un empresario, que un día llegó a su empresa y al iniciar las funciones de sus cuatro ordenadores, notó que estaban lentos. Llamó al técnico que le daba servicio, pero apareció en la pantalla el siguiente mensaje: “su ordenador ha sido secuestrado. No intente ponerse en contacto con nadie”.

La policía no pudo hacer nada y los ciber delincuentes se habían apoderado de toda la información, incluyendo las que estaban en las nubes; el empresario debió pagar para recuperar sus archivos porque de lo contrario quedaría en ruinas.

El secuestro implicó las fichas de 3,500 clientes y 5,500 productos y toda la facturación. Pagó mil euros en bitcoins,- la criptomoneda-, que utilizan los cibercriminales por la dificultad para rastrearla; y el empresario ha tenido que volver al sistema de facturación manual e imprimir todas sus facturas y documentación, porque sin la información no tenía ni idea de quienes eran sus clientes y de lo que realmente era su empresa en sí.

El reportaje, de la periodista Mónica Luengo, hace alusión al ciberataque del 12 de mayo del año pasado, cuando un Ransonware, secuestró 200 mil equipos de 150 países, que afectó la empresa Telefónica de España y el sistema sanitario británico. Menciona también el robo de archivos al presidente de Francia, dos días antes de las elecciones de mayo de 2017, y en septiembre el que sufrió la empresa Equifax, cuando robaron datos de 143 millones de estadounidenses, esa empresa se dedica a proporcionar información sobre solvencia crediticia.

Los ciber delincuentes necesitan millones de víctimas para obtener sus beneficios económicos, según explica el oficial Rodríguez Álvarez, de la Guardia Civil española, quien advierte que pequeñas empresas y ciudadanos se descuidan y son vulnerables al creer que no tienen nada valioso, lo cual considera un error.

Como vemos, hay quienes dicen que “hay que defender al hombre contra sí mismo”. Esa es la naturaleza humana. Los mismos “colegas” que han creado la bondad que nos ofrece la inteligencia artificial, también conspiran contra la misma. Usar la tecnología como una herramienta más, jamás borrar archivos manuales.

Share:

Envíanos un mensaje: