Contra el sedentarismo, conoce los beneficios de la actividad física para tu salud

Contra el sedentarismo, conoce los beneficios de la actividad física para tu salud

Contra el sedentarismo, conoce los beneficios de la actividad física para tu salud

La inactividad física es el cuarto factor de riesgo para la salud en el mundo. Cuando se asocia a la obesidad, es la causa de muerte de hasta el 4 % de los casos de cáncer. Incluso, sin tener en cuenta el peso corporal, hay estudios que relacionan la inactividad física con el cáncer de mama y el cáncer de colon. El sedentarismo, sin embargo, afecta de manera diferente a cada persona, y más en la pandemia de coronavirus que estamos viviendo. Pero este atípico momento puede verse como una oportunidad para ser más conscientes de la importancia de cuidar nuestra salud y evitar el sedentarismo en nuestro día a día. En las siguientes líneas te explicamos los beneficios de realizar ejercicio físico y te damos unos consejos para iniciar, retomar o seguir con su práctica.

Se estima que entre el 30 % y el 40 % de la población adulta en España es sedentaria; es decir, realiza actividad física con muy escasa frecuencia. La mayoría no cumplimos con las recomendaciones que establece la Organización Mundial de la Salud (OMS) de al menos 150 minutos de actividad física moderada a lo largo de la semana o, lo que es lo mismo, caminar a paso rápido durante 30 minutos, al menos cinco días.

Este fenómeno se debe sobre todo a nuestro modo de vida. Cada vez un menor número de actividades laborales requieren una alta demanda de actividad física, y nuestras jornadas se suceden sentados o de pie durante horas, sin apenas cambiar de postura. Los desplazamientos se llevan a cabo en vehículos privados y/o transporte público, con lo cual ya resulta difícil aplicar esas recomendaciones al ir y volver del trabajo. El uso de las nuevas tecnologías, además, ha potenciado un ocio sedentario, que gira en torno a los diferentes tipos de pantallas que existen. Con un entorno tan poco propicio, es normal que nos cueste encontrar la motivación para buscarle hueco al ejercicio.

 

Ejercicio físico, clave para una mejor calidad de vida

Pero no solo ocurre en nuestro país. La inactividad física es el cuarto factor de riesgo para la salud en el mundo. Afecta a todo tipo de enfermedades, como son las no transmisibles: enfermedades cardíacas, cáncer, diabetes y enfermedades respiratorias. Cuando se asocia a la obesidad, es la causa de muerte de hasta el 4 % de los casos de cáncer. Incluso, sin tener en cuenta el peso corporal, hay estudios que relacionan la inactividad física con el cáncer de mama y el cáncer de colon.

 

En cambio, cumplir con las recomendaciones mínimas de la OMS resulta muy beneficioso. Nos permite mejorar el funcionamiento de nuestro corazón y pulmones, así como la salud de nuestros músculos y huesos. La actividad física reduce el riesgo de padecer cáncer y otras enfermedades no transmisibles, pero no solo eso. Incluso cuando ya padecemos algunas de estas enfermedades, y siempre y cuando no exista ninguna contraindicación médica, el ejercicio físico nos puede ayudar a mejorar nuestra calidad de vida.

Pero el beneficio puede ser mucho mayor si, en vez de limitarnos a cumplir las recomendaciones mínimas (150 minutos de actividad moderada a la semana),  intentamos llegar a los 300 minutos de actividad moderada a la semana, lo que se traduce, por ejemplo, en caminar a paso rápido durante 45 minutos cada día.

¿Qué ejercicio físico haces tras el confinamiento?

A pesar de que el sedentarismo es un problema muy común en nuestra sociedad, afecta de manera diferente a cada persona, y más en las circunstancias que estamos viviendo en la actualidad. Aún así, creemos que este atípico momento puede ser una pequeña oportunidad para ser más conscientes de la importancia de cuidar nuestra salud y evitar el sedentarismo en nuestro día a día. Por ese motivo, desde la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) te animamos a ello con un mensaje. Busca tu circunstancia y nuestro consejo:

➡️ No has practicado ejercicio antes y no has creado la rutina en casa. Entendemos tus dificultades y sabemos que en este contexto es difícil. No siempre es fácil o, incluso, posible hacer ejercicio en el hogar. Te animamos a reflexionar sobre ello planteándote dos preguntas: ¿para qué harías ejercicio? y ¿qué te gustaría y te sientes capaz de hacer? Los pequeños cambios suman.

➡️ Has creado una rutina nueva de actividad en casa durante la cuarentena. ¡Enhorabuena! Has conseguido aprovechar esta circunstancia para mejorar tu salud. Es muy valioso lo que has logrado y es importante no perderlo. Saca partido de esta nueva fase para abrir un nuevo espacio de actividad física para pasear, correr, montar en bici… Sería fantástico que pudieras aprovecharlo para complementar el ejercicio que ya estás haciendo y no sustituirlo.

➡️ Tenías una rutina de ejercicio físico antes del confinamiento, pero no has podido mantenerla en casa. Lo ocurrido han sido circunstancias especiales, y es normal que te haya resultado difícil. Quizá este momento sea una oportunidad de retomar lo que dejaste. Aunque aún no hayamos recuperado toda nuestra normalidad, es posible que puedas aprovechar el espacio que se nos abre ahora mismo. ¿Te ves capaz?

➡️ Ya tenías ganas de retomar tu actividad deportiva. El momento ya ha llegado. Disfrútalo. Pero recuerda que llevas varios días sin moverte y puede que no tengas la misma forma física. No pasa nada, pero es importante prevenir las lesiones. Por ese motivo, tómatelo con calma. Mide tus capacidades y ve progresando poco a poco.

 

Fuente: Consumers Eroski