Contra el aburrimiento en casa: manualidades con los niños

Contra el aburrimiento en casa: manualidades con los niños

Contra el aburrimiento en casa: manualidades con los niños

Beneficios de las manualidades para los niños

Ahora que la COVID-19 hace que toda la familia pase mucho más tiempo en casa, es el mejor momento para sacarle partido a la situación y divertirse haciendo manualidades con los más pequeños. La razón es que las manualidades son el primer acercamiento de los niños al ámbito artístico, en el que es posible desarrollar un pensamiento innovador y creativo, esencial para su futuro como adultos. Pero además, tal como señala Jean Van’t Hul, autora de ‘The Artful Parent. Simple Ways to Fill Your Family’s Life with Art and Creativity‘ (Shambhala, 2013), la realización de actividades plásticas reporta innumerables beneficios a los más pequeños para su progreso escolar. Estos son algunos de los más destacados.

  • Refuerza la capacidad viso-espacial. La manipulación de los materiales durante las manualidades desarrolla capacidades viso-espaciales en los pequeños como el reconocimiento de patrones, la detección de secuencias o la rotación espacial.
  • Mejora la motricidad fina. Las actividades manuales aceleran el desarrollo de la musculación de dedos y manos, esencial para el control de la motricidad fina, tan importante en los primeros años de aprendizaje de los niños.
  • Enseña a organizarse. La realización de una manualidad requiere que el menor efectúe diferentes pasos de forma ordenada y recopile con antelación los materiales necesarios; de este modo, el pequeño aprende cómo organizar y planificar sus tareas.
  • Ayuda a centrar la atención. Durante el tiempo de la labor creativa, los niños permanecen centrados en su actividad, lo que mejora así su capacidad de concentración y también aprenden a tener paciencia hasta obtener el resultado final de su trabajo.
  • Promueve la creatividad. Las manualidades potencian la creatividad, el pequeño aprende que sus ideas pueden transformarse en realidad y que el único límite es su habilidad y su imaginación.
  • Fomenta su desarrollo emocional. Hacer manualidades no solo proporciona habilidades y destrezas cognitivas a los niños, si se realizan con los padres, también pueden incidir en su desarrollo emocional. Y es que dedicar tiempo conjunto a las actividades plásticas es también una excelente herramienta para estrechar el vínculo con los hijos y reforzar los lazos familiares. Así lo concluye una reciente investigación llevada a cabo en Estados Unidos. Como comer en familia, el trabajo en común facilita la comunicación y el intercambio de ideas entre adultos y menores. El propósito de los autores del estudio, en el que han participado 50 especialistas en desarrollo infantil y pediatría y 300 madres, era averiguar el impacto que puede tener en los pequeños que sus padres hagan con ellos manualidades. Entre otros aspectos, estas actividades permiten a los progenitores observar el desarrollo de las habilidades manuales de sus hijos y ayudar a reforzarlas en caso de ser necesario. Asimismo, el trabajo en común facilita la comunicación y el intercambio de ideas entre adultos y menores, evitando así el aislamiento que produce el uso cada vez más frecuente de los juguetes tecnológicos.

Fuente: Eroski Consumers