Consejos al comprar un vehículo usado

Consejos al comprar un vehículo usado

La compra de un vehículo es un asunto serio, es una inversión importante que en algunos casos puede comprometer nuestra economía a largo plazo, sin contar con las molestias, enfados y desilusión si nuestra opción no fue la acertada.
La gran mayoría de nosotros no sabemos el tipo de vehículo queremos o en su defecto el que necesitamos, todo lo que sabemos es que queremos un carro. Cuando adquirí mi vehículo usado por supuesto, no tenia ni idea de que buscar o que necesitaba, solo que quería tener un carro, estaba hastiado de andar a pie y lidiar con los insufribles transporte publico (que no es publico es privado) y me imagino que si estas leyendo este articulo es por que estas en la misma situación o que bien deseas cambiar el que tienes.
Los siguientes consejos pretenden ayudarte –sin ser un experto– al momento de comprar vehículo usado y a realizar una compra sin traumas.
Lleva un amigo a ver el vehículo contigo: Esta persona no tiene que ser un gurú en carros, ni ser el master en mecánica automotriz, pero es conveniente que tenga experiencia con vehículos usados. Además siempre ayuda tener un par de ojos extras que ven sin pasión. No todo es la carrocería o el modelo del carro.
El vehículo debe estar en una superficie plana y limpia: Enciende el vehículo, este debe encender al primer toque, en caso contrario, es una indicación de algún fallo en el sistema de arranque o la carga en la batería.
Apaga el vehículo y comprueba el aceite: Verifica que este a su justo nivel, que este relativamente limpio y sin grumos o escombros; si está sucio, los cambios de aceite no se realizaron correctamente. Si parece lechoso, el aceite se mezcla con el coolant o con el agua y significa que la junta de culata o el motor están tienen problemas.
Arranca el vehículo nuevamente y verifícalo por fuera: Los sostenes de las puertas y los manubrios deben estar alineados, si no lo están es porque el vehículo sufrió un accidente y debes considerarlo al momento de negociar el precio.
Revisa debajo del vehículo: –Para eso llevamos al amigo con conocimiento de vehículos usados– Verifica que no tenga oxido o corrosión en exceso y si hay líquidos o aceite en el suelo. Si es así, hay una fuga en algún lugar.
Revisa los componentes eléctricos: Prende el aire acondicionado, las luces, las direccionales, los seguros eléctricos, los asientos, ventanas, luces interiores, todo debe estar funcionando o debe ser reparado antes de comprar el carro.
No te dejes impresionar por los accesorios: olvídate del radio o los aros, presta atención a las cosas importantes como el motor o las imperfecciones de la carrocería –No estas comprando accesorios, si no un carro– Una técnica utilizada por los vendedores es llenarte la cabeza con los accesorios para que te olvides de lo importante.
Conduce el carro por lo menos 30 minutos: Debes darle tiempo al motor a que alcance la temperatura habitual, de esta manera podrás identificar posibles problemas del motor.
¿Los indicadores del panel funcionan correctamente? Presta mucha atención al indicador de temperatura. Si no sube o esta siempre apagado, podría ser que fue desconectado para ocultar un problema de calentamiento, que luego ocasionará daños significativos al vehículo, y como es muy difícil de demostrar que no fue un descuido nuestro, correremos con los gastos de reparación.
Debes dar varias vueltas y tomar curvas en el vehículo: Si escuchas clicks al tomar alguna curva, podría significar problemas en las puntas de eje.
Toma caminos subiendo y bajando: Si hay un retraso en los cambios o se tranca es posible que ya la trasmisión tenga problemas.
Acelera el carro: Si sientes un golpe cuando la transmisión cambia los cambios, esto también es un indicativo que le queda poco tiempo a esa transmisión.
Prueba el sistema de frenos: Al pisar el freno este debe detenerse sin problemas, lleva el vehículo a que verifiquen los frenos y los tambores—Negocia con el vendedor– si están buenos tu pagas la revisión, sino que la cubra el Dealer. Es mejor prevenir que lamentar, cuando a los 3 o 4 meses tendrás que pagar por el cambio de las bandas y el balanceo del vehículo.
Anota todo, no compres inmediatamente: Anota todo y ve a otro Dealer, te sera muy útil en tu elección de compra ya que podrás realizar comparaciones entre vehículos.
Pregúntate ¿Como me siento en el vehículo?  ¿Es el vehículo cómodo? ¿Cómo fue el viaje en sí?  ¿No es muy grande para mí? ¿ Tus piernas están cómodas? Siéntate en el asiento trasero: para que tengas otra perspectiva del vehículo.  Si tienes hijos, pregúntate ¿Hay suficiente espacio para ellos? ¿Estarían cómodos?.
Si el vehículo es importado: Verifícalo en CV, CARFAX, AUTOCHECK o CADOAR, es preferible perder el precio de la verificación, que encontrarnos con un fraude.
Si ya te decidiste a comprarlo: Ese es el que te gusta. Llévalo a que lo revise un mecánico que no sea el que te recomiende el vendedor o Dealer. Esto ayudará a quitar el factor gusto y en cualquiera caso te dará la confirmación de que estas realizando una compra inteligente.
Espero que estos consejos te ayuden en tu elección de compra, a mi me hubiesen caído de maravilla, lastima que no fui un comprador inteligente como tú y no leí lo suficiente antes de comprar mi vehículo usado.

Por Plinio Polanco

Tags:

Share:

Envíanos un mensaje: