Compartimos la entrega de este viernes de Altagracia Paulino por el periódico Hoy: “Se acerca el fin del uso masivo del plástico ¿qué hacemos?”

Publicado por el periódico Hoy, este viernes 1 de Junio.

 

Las noticias que nos llegan de Europa y de muchos países de nuestra región indican, no ya la preocupación por el uso del plástico y sus efectos dañinos en los mares y en el medio ambiente en general, sino de las medidas para reducir su uso, que van desde la prohibición total, a cobrar y gravar con un impuesto el uso de las fundas plásticas.

El pasado 22 de mayo, el Consejo de la Unión Europea anunció los nuevos objetivos de reciclaje legalmente vinculantes para todos los Estados miembros hasta el 2035 en el caso de los residuos municipales, y hasta el 2030 en el caso de los envases plásticos, madera, metales ferrosos, aluminio, vidrio y papel.

El lunes 28 de mayo, la Comisión anunció nuevas estrategias, que incluyen obligaciones más estrictas a los productores para que cambien hacia una oferta amigable y menos nociva al medio ambiente.

A esta decisión del Consejo de la Unión Europea se le agrega la determinación de Bruselas, que ha propuesto la prohibición de la venta de pajitas (calimetes), platos y cubiertos plásticos de un solo uso.

Se estima que el uso de una funda plástica es de aproximadamente medio minuto y dura más de 500 años para destruirse.

La mayoría de los países de la Unión Europea han asumido políticas públicas frente a este tema, y España, que había estado rezagada, acaba de anunciar que en julio las bolsas-fundas- plásticas no serán gratis, tendrán un precio en todos los establecimientos.

La medida busca remediar en algo todo el daño causado por el hombre, y hace referencia a las miles de personas que trabajan en la limpieza de los océanos pero que cada día se incrementa la suma de basura. Se estima que ocho millones de toneladas de plásticos son lanzadas al mar cada año.

En la Unión Europea, donde más se ha educado sobre el tema, solo se recicla un 30 por ciento de los plásticos que se utilizan, y el otro 70 por ciento va al mar, según el informe de la Comisión que argumenta las estrategias para dejar de utilizar el plástico en los próximos años.

Bruselas pretende prohibir el plástico de un solo uso antes de que finalice el 2019.

“La salida del mercado de productos plásticos de un solo uso tendrá un impacto económico para las empresas, pero la comisión estima que sus beneficios para el medio ambiente y para el turismo justifican ampliamente las medidas”, precisó Frans Timmermans, vicepresidente de la Comisión Europea.

Hace más de 25 años que se habla del tema, algunas industrias responsables han comenzado a producir plástico de más de un uso, utilizando materia prima biodegradable, volviendo al papel y al uso de los vasos de metal, entre otras.

En las redes sociales y en la televisión de muchos países ya han comenzado campañas muy certeras, entre ellas una que invita a los niños a llevar sus vasos desde sus hogares y hacer fila para recoger el agua de beber. Es un desafío para el país asumir el tema como parte de su política pública.

Share:

Envíanos un mensaje: