Cinco consejos para una vida más saludable

Cinco consejos para una vida más saludable

Cinco consejos para una vida más saludable

Cómo mejorar tu salud (y tus hábitos)

  • 1. Las dietas pueden ser arriesgadas a largo plazo. “Ponerse a dieta” supone un coste de oportunidad: el tiempo dedicado a ellas lo podríamos haber dedicado a aprender a comer bien para siempre. Pero, además, puede suponer un peligro. Un estudio publicado en 2017 por el departamento de Salud Pública de Helsinki observó un mayor riesgo de incremento de peso y de perímetro de cintura a largo plazo en las personas que “hacen dieta” en comparación con las que no lo hacen. Ese mismo año, otra investigación, publicada en Journal of Obesity & Metabolic Syndrome, constató un mayor riesgo cardiovascular en las personas que fluctuaciones en su peso a causa del efecto yoyó. Aunque suene a paradoja, hacer dieta puede engordar.
  • 2. Mejorar nuestro estilo de vida. Hay hábitos que perjudican nuestra salud y que hay que cambiar. Julio Basulto los resume con el acrónimo SALTAR: Sedentarismo, Alcohol (cuanto menos, mejor), Lactancia artificial (apostar siempre por la materna), Tabaquismo (pedir ayuda para dejar de fumar), Alimentación poco saludable (dejar de comer mal) y Relaciones dañinas (aquellas personas que te impiden cambiar tus hábitos).
  • 3. Basar nuestra alimentación en alimentos de origen vegetal y pocos procesados. O, dicho con otras palabras: más vegetales, menos animales y pocos o ningún cárnico procesado ni alimentos superfluos. Comer mejor también significa dejar de comer mal. Está demostrado que las intervenciones centradas en intentar que la población reduzca su consumo de alimentos malsanos son más efectivas que las que persiguen que se aumente la ingesta de alimentos saludables.
  • 4. Pedir ayuda a un nutricionista colegiado y, si es preciso, a un equipo multidisciplinar. Los programas de control de peso deben contemplar la modificación del estilo de vida con el objetivo de mejorar el comportamiento, siempre trabajando hacia metas alcanzables. También se puede preguntar al médico de cabecera para una orientación y conocer qué opciones existen.
  • 5. No olvidar que la salud no la definen nuestros kilos sino nuestros hábitos. No hay que obsesionarse por la cifra que marque la báscula, lo importante es seguir unos hábitos saludables.
Fuente: Eroski Consumers