Cinco consejos para reforzar la seguridad en la red

Un fallo de seguridad de Twitter ha expuesto todas las contraseñas de sus usuarios. La red social no codificó de forma correcta la identificación de las cuentas de sus registrados, y aunque no identificado que nadie haya podido acceder a ellas, ha solicitado a sus más de 330 millones de inscritos que procedan a cambiar la contraseña.

A la hora de cambiar la clave de identificación hay que tener en cuenta una serie de consejos para que la nueva opción elegida sea segura, especialmente si se ha usado la misma contraseña de Twitter para otros servicios, en los que también será conveniente proceder al cambio.

Estos consejos te ayudarán a tener tus contraseñas a salvo de los Hackers:

Evite la familiaridad. Conviene no utilizar nombres de familia, mascotas, fecha de cumpleaños, y códigos genéricos como 12345 o contraseña. Muchos sitios web y aplicaciones solicitarán incluir una combinación de números, símbolos, letras minúsculas y mayúsculas y es que cuanto más compleja sea la contraseña, más difícil es de descifrar.

Una contraseña para cada cuenta. Los hackers son cada vez más inteligentes. Si una de sus contraseñas es hackeada, es muy probable que el ciberdelincuente intente relacionar qué otras cuentas dispone para probar a hackear con la misma clave el resto de servicios. Emplear diferentes contraseñas garantiza que la información crítica que comparte a través del email, redes sociales y apps bancarias esté totalmente protegida.

Cuidado con el ‘Olvidé mi contraseña’. Confiar en el enlace “olvidé mi contraseña” como una opción para recuperarla no siempre es una opción inteligente. Y es que las respuestas a las preguntas para desbloquear la cuenta pueden llegar a encontrarse fácilmente en los perfiles de redes sociales, contribuyendo a que el código sea fácil de descifrar para los cibercriminales.

Use un gestor de contraseñas. Si lo óptimo es tener una contraseña para cada servicio, ¿cómo se puede recordar más de 20 claves diferentes? En estos casos, la mejor opción es apostar por algún administrador de contraseñas. Existen aplicaciones que crean contraseñas complejas y fuertes y que las guardan de forma automática.

Dobla protección. Más allá de su contraseña, tanto McAfee como Twitter abogan por habilitar la autenticación de dos factores en los servicios que sea posible. Los avances en la tecnología biométrica, como el escaneo de huellas dactilares, el reconocimiento facial o el reconocimiento de voz, están ayudando a mejorar la seguridad. Usar una contraseña, junto con al menos otra técnica de autenticación, ayudará a proteger los dispositivos y datos.

Fuente: El Economista América.com

Share:

Envíanos un mensaje: