Bebidas vegetales: no todas son iguales

Bebidas vegetales: no todas son iguales

Carencias y fortalezas de las bebidas vegetales

Lo recomendable es buscar las mejores opciones: en leches, las que provengan de animales de pasto, con tratamiento térmico y aconsejablemente pasteurización; y en bebidas vegetales, aquellas que contengan mayor contenido de materia prima (superior al 10 % del total del producto) y que carezcan de azúcares añadidos.

Para que el consumidor pueda elegir con criterio entre estas últimas, la nutricionista del Colegio Oficial de Dietistas-Nutricionistas del País Vasco (Codine-Edineo) detalla los aportes de las principales bebidas vegetales:

  • De soja. Su fortaleza es su contenido en proteínas, entre 3 y 3,5 g por 100 ml. Por el contrario, su aporte de calcio y vitamina D resulta escaso y, además, puede contener muchos azúcares añadidos. Fíjate bien en la etiqueta.

 

  • De arroz. Tiene idénticas carencias que el resto de bebidas y ninguna fortaleza. Según un estudio de 2018 de la Universidad McGill (Canadá), puede ser una alternativa aceptable para personas con alergia a la soja y las almendras.

 

  • De coco. Es la más calórica de estas bebidas. Aunque flaquea en cuanto a proteínas, calcio y vitamina D, es fuente de vitaminas A, E y B. Según el estudio de McGill, su consumo puede ayudar a reducir el colesterol “malo”.

 

  • De almendra. Es la bebida vegetal menos calórica (entre un 65 % y un 80 % menos que la leche de vaca) y puede ser una buena opción para la pérdida de peso, combinada con ejercicio físico y una dieta equilibrada. La experta no le encuentra ninguna virtud nutricional y le atribuye escasas propiedades en cuanto a proteínas, calcio y vitamina D. Su contenido en azúcares añadidos es elevado.

 

  • De avena. Similar a la bebida de almendra en cuanto a aportes y carencias, aunque puede llegar a triplicar el azúcar añadido.

 

  • De trigo. El dictamen es el mismo que el de las bebidas de almendra, avena y arroz.

 

Fuente: Eroski Consumer