Baños de bosque: la terapia que beneficia la salud

Los bosques, además de ser espacios naturales bellos, son lugares que pueden mejorar el estado mental y físico de las personas. Así lo defienden diversos estudios científicos y expertos que recomiendan los “baños de bosque”. Esta terapia originaria de Japón, donde la practican entre uno y dos millones de personas, propone visitar los bosques para aprovechar sus efectos terapeúticos.

Qué es un baño de bosque?

En 1982, el Gobierno japonés ponía en marcha los baños de bosque (shinrin-yoku) como una terapia de relajación mental y física para una creciente población urbana sometida a niveles intensos de competitividad y estrés; y, de paso, para proteger y valorizar los bosques. Ahora, entre uno y dos millones de personas practican el shinrin-yoku en el país nipón, estima Yoshifumi Miyazaki, fisiólogo y antropólogo de la Universidad de Chiba (Japón) y uno de los pioneros mundiales del estudio científico de los baños de bosque.

Los baños de bosque tienen diversos beneficios en la salud física y mental de las personas, como lo han comprobado varias investigaciones científicas
El baño de bosque consiste en caminar, sentarse, estirarse, observar elementos naturales del entorno y disfrutar del silencio y los sonidos naturales de forma relajada. El shinrin-yoku se inspiró en las tradiciones sintoístas y budistas que promueven la comunicación con la naturaleza a través de todos los sentidos.

Desde su puesta en marcha, diversas investigaciones han comprobado de forma científica los efectos beneficiosos de los baños de bosque en la salud física y mental: disminución del estrés, la ansiedad o el insomnio; mejora de la diabetes mellitus tipo 2, de la obesidad, de las enfermedades cardiovasculares o del sistema inmunitario; aumento del estado de ánimo y bienestar psicológico; y disminución del estado de ánimo negativo.

Además de Japón, otros países cuentan con varias iniciativas de baños de bosque. En la República de Corea, han puesto en marcha la “curación forestal” (sanlimyok). En Estados Unidos, M. Amos Clifford fundaba en 2012 la Asociación de Terapia Natural y Forestal (ANFT), que realiza baños de bosque y forma a guías que puedan darlos en otros lugares; empezaron en California y ahora se han extendido por Estados Unidos y otros países. En Europa, además de la labor de expansión de la ANFT, se pueden encontrar otras iniciativas en Alemania, Austria o Reino Unido.

Cómo hacer un baño de bosque?

Hay diversas maneras de hacer un baño de bosque, como recoge la guía ‘Baños de bosque, una propuesta de salud’, publicada por el Instituto DKV de la Vida Saludable, que ofrece detalles sobre esta práctica y, en general, sobre cómo un medio ambiente sano beneficia a la salud. La alternativa más sencilla consiste en recorrer un bosque por cuenta propia y hasta un parque urbano con naturaleza. Por su parte, la opción organizada conlleva apuntarse a un grupo con guía y realizar una sesión que puede durar entre dos o tres horas o incluso varias sesiones durante varios días.

Los bosques maduros, con ejemplares grandes y antiguos y una gran comunidad viviente de plantas y animales, son preferibles para hacer un baño de bosque. No obstante, los estudios científicos señalan también beneficios para la salud de estar en contacto con todo tipo de espacios naturales, incluidos parques urbanos o espacios de naturaleza marina.

En cuanto a los precios de un baño de bosque guiado, hay varias posibilidades. Si consta de una única sesión, oscilan entre los 25 y los 30 euros, mientras que si son terapias de varios días con alojamiento incluido, se mueven entre los 110 y los 290 euros.

Fuente: Consumer Eroski

Share:

Envíanos un mensaje: