Ayunar y Disminuir la Cantidad de Lectinas Podría Beneficiar Su Salud

In Sin categoría

Por el Dr. Mercola

El libro del Dr. Steven Gundry, “The Plant Paradox: The Hidden Dangers in “Healthy” That Cause Disease and Weight Gain” (La Paradoja de las Plantas: Los Peligros Ocultos en los Alimentos “Saludables” Que Causan Enfermedades y Aumento de Peso), que pasó 13 semanas en la lista de las obras más vendidas del New York Times, revela los efectos nocivos de las lectinas en la salud.

Previamente, lo he entrevistado sobre este tema. Aquí continuamos esa conversación, mientras que también profundizamos en algunas otras estrategias complementarias, incluyendo en la importancia de la vitamina D para abordar las enfermedades autoinmunológicas y los beneficios del ayuno.

“Ciertamente, cuando el libro comenzó a captar la atención, claramente comenzó a molestar a muchas personas… Como categoría general, muchas de ellas forman parte de la comunidad vegana que consume alimentos bajos en grasas.

Los ‘granos y frijoles son la piedra angular de una alimentación saludable. ¿Cómo se atreve a cuestionar lo que todos saben?’… No estoy en contra de estos [granos y frijoles].

De hecho, mi libro incluye una receta de frijoles. Todo lo que digo es que tenemos que ser muy conocedores de la cantidad de lectinas que se encuentran presentes en los granos y frijoles, y que hay formas de destruir las lectinas. Si quiere consumir frijoles, al cocinarlos a presión los convierte en un alimento perfectamente seguro”, según indica.

Las Pruebas Revelan el Impacto de las Lectinas en la Salud
Cuando Gundry habla sobre los efectos de las lectinas sobre la salud, la información que expone está sustentada. Durante los últimos 17 años, ha realizado una gran cantidad de investigaciones en su clínica, y ha medido los efectos de las lectinas en las vías bioquímicas, a través de pruebas de laboratorio.

De esta manera, ha podido determinar, científicamente, cuáles son las respuestas. Gundry explica:

“Cuando renuncié a mi puesto como profesor y Director de cirugía cardiotorácica en la Universidad de Loma Linda, hace 17 años… decidí convertir a mi práctica profesional en un proyecto de investigación.

A todo el que acudía conmigo, le preguntaba si podría permitirme sacar un par de tubos de sangre cada tres meses… [los cuales se enviaban] a laboratorios que consideraba que estaban a la vanguardia en análisis”.

Una de las muchas cosas que Gundry ha analizado es el efecto de los suplementos y las diferencias que hace la calidad de los mismos. Aquí, la prueba se encuentra en el análisis sanguíneo. “Incluso podía decir cuándo las personas cambiaban las marcas de sus suplementos, según sus análisis sanguíneos”, indicó.

A lo largo de los años, Gundry acumuló registros de miles de pacientes y, a medida que pasaba el tiempo, estuvieron disponibles pruebas cada vez mejores, que le permitieron evaluar las respuestas inflamatorias de diferentes maneras.

“No hice esto con un plan. No estaba en contra de las lectinas. Si pudiera comer puré de papa, papas fritas y un pan francés fenomenal todos los días, posiblemente estaría feliz. Pero, probablemente estaría mucho más enfermo, como solía suceder, pero no tengo nada en contra de ellas.

Es solo que a medida que obtenía datos de miles de personas, surgieron patrones muy distintos y reproducibles.

Pude reintroducir [lectinas] y observar cómo el sistema inmunológico se activaba nuevamente. Entonces podía eliminar algunos de estos factores y observar cómo el sistema inmunológico se calmaba. Evidentemente, hubo una causa y efecto”, indica.

El Cuerpo Humano Tiene Mecanismos de Autodefensa Contra las Lectinas, Pero Pocos Están Suficientemente Sanos Como Para Beneficiarse
Desde mi punto de vista, claramente es lógico recomendar una alimentación libre de lectinas a pacientes que padecen enfermedades autoinmunológicas, y muchos especialistas en inmunología lo hacen.

Recientemente, Gundry presentó un estudio en las Sesiones Científicas sobre Epidemiología/Estilo de Vida de la Asociación Americana del Corazón, que demostró que 90 de los 102 pacientes tuvieron una remisión completa en todos los biomarcadores de enfermedades autoinmunológicas, a través de eliminar las lectinas, y todo sucedió en un período de seis meses.

Curiosamente, aunque las lectinas podrían desencadenar la inflamación, a menudo se encuentran en vegetales que también contienen micronutrientes y polifenoles beneficiosos. Entonces, ¿Cómo se podría lograr un equilibrio nutricional saludable? y ¿Realmente se requiere llevar una alimentación libre de lectinas para siempre?

Según Gundry, las lectinas no son problemáticas en lo absoluto si se encuentra sano, ya que su cuerpo tiene sistemas de defensa incorporados contra las lectinas.

“Tenemos un sorprendente sistema de mucosa que puede unir a las lectinas. Tenemos ácido en nuestro estómago; esto es bastante bueno para descomponer las proteínas. Tenemos un sorprendente microbioma, que en su mayoría disfruta al alimentarse de las proteínas de las lectinas.

Tenemos todos estos sistemas de defensa”, indica. El problema es que, hoy en día, pocas personas tienen sistemas de defensa completamente funcionales, debido al uso excesivo de antibióticos, medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, inhibidores de la bomba de protones y una alimentación deficiente.

“En Occidente, el sistema inmunológico de las personas se encuentra diezmado, por lo que observamos un mayor efecto producido por las lectinas…

Todas las personas son un poco diferentes, pero… una vez que volvemos a la normalidad [y] resolvemos el problema del intestino permeable… entonces es el momento–si desea reintroducir lectinas alimenticias—debe comenzar con una pequeña cantidad de vegetales; si así lo desea puede pelarlos y quitarles las semillas.

Ciertamente, cocinar a presión resuelve el problema para la mayoría de las personas. Pero… realmente insto a las personas a comenzar a reintroducir lectinas alimenticias”, indica Gundry.

Si Tiene Una Enfermedad Autoinmunológica, las Lectinas Podrían Provocar un Desastre
Por otro lado, es posible que las personas con enfermedades autoinmunológicas tengan que llevar una alimentación libre de lectinas, más o menos permanente. Esto incluye a las personas que padecen artritis reumatoide, lupus y síndrome de Sjogren, de las cuales, esta última es la causa más común de sequedad en los ojos.

Un tratamiento comúnmente recetado para los ojos secos es el medicamento Restatsis que, en realidad, es un medicamento supresor del sistema inmunológico, utilizado en los trasplantes de corazón.

“Si tiene ojos secos, solicítele a su médico que le realice la prueba autoinmunológica para el síndrome de Sjogren “, indica Gundry. “Hay dos de ellas, y son fáciles de conseguir. Se sorprenderá de cuántas personas con ojos secos dan positivo a la prueba del síndrome de Sjogren, una enfermedad autoinmunológica [que] proviene del intestino”.

Otras enfermedades autoinmunológicas comunes que presentan un mejor progreso al llevar una alimentación libre de lectinas son, la enfermedad mixta del tejido conectivo, fibromialgia, enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa y micro colitis, tiroiditis de Hashimoto y esclerosis múltiple (MS).

Cuando las Grasas Saturadas Hacen Más Perjuicio Que Beneficio
Curiosamente, aunque normalmente recomiendo una alimentación alta en grasas para la mayoría de las personas, hay casos en los que las grasas saturadas (que en general son saludables) podrían hacer más perjuicio que beneficio–hasta que haya sanado su intestino y este más saludable.

Como explica Gundry, si tiene un intestino permeable, debido a un microbioma alterado, y consume mucha cantidad de lectinas, las grasas saturadas podrían empeorar su salud al permitir que los lipopolisacáridos (LPSs) sean transportados por las grasas hacia la pared intestinal.

Los LPSs son bacterias muertas o, más específicamente, las paredes celulares de las bacterias están muertas, pero su sistema inmunológico las trata como bacterias vivas y aumenta las defensas inmunológicas contra los invasores que son percibidos.

Una investigación reciente citada por Gundry descubrió que los niños con MS juvenil que consumían una mayor cantidad de vegetales tenían una progresión mucho más lenta de la enfermedad, en comparación con los que consumían una alimentación alta en grasas saturadas. Gundry explica que:

“Si padece disbiosis intestinal, tiene una combinación de bichos que aman las grasas saturadas y simples bichos que aman el azúcar, que es [el resultado de] el tipo de alimentación estándar de los Estados Unidos, tiene una configuración para contener una gran cantidad de LPSs en su intestino.

Tiene una configuración para una pared intestinal que las lectinas constantemente alteran. Creo que, realmente, esta es una de las principales razones por las que la esclerosis múltiple y otras enfermedades autoinmunológicas continúan teniendo efectos”.

La Importancia de la Vitamina D
Además de llevar una alimentación libre de lectinas, Gundry también recomienda obtener niveles de vitamina D más altos de lo normal para sus pacientes con problemas autoinmunológicos, quienes generalmente tienen bajos niveles, incluso cuando se exponen mucho a los rayos del sol.

Por lo general, para este grupo de pacientes, recomienda un nivel de vitamina D entre 70 y 100 ng/ml. Para alcanzar este nivel, es posible que algunos pacientes necesiten tomar de 25 000 a 30 000 UI (unidades internacionales) de vitamina D3 por día, durante meses.

Tengo un gran respeto por la perspicacia clínica de Gundry, pero mi análisis de los estudios aún no me ha convencido de que sea necesario obtener una cantidad superior a 80 ng/ml, aunque podrían ser quisquilloso al respecto. Evidentemente, he superado ese nivel solo al exponerme a los rayos del sol, por lo que es posible obtener niveles tan elevados de forma natural.

Sin embargo, obtener niveles tan altos de los rayos del sol y de las dosis orales, son dos cosas diferentes, ya que muchos de los beneficios epidemiológicos observados al obtener niveles más elevados de vitamina D podrían deberse a otras longitudes de onda, tales como el infrarrojo cercano de la luz solar.

Gundry continúa: “Lo máximo que he tenido que tomar es una dosis personal de 45 000 UI por día, para obtener niveles de vitamina D de hasta 70 ng/ml”. En los últimos 10 años, mantuvo deliberadamente su propio nivel de vitamina D en cantidades superiores a 120 ng/ml.

“Hace aproximadamente 10 años, aprendí esto de un par de pacientes cuando, en realidad, cuantificábamos los niveles superiores a 100 como tóxicos. Sus niveles de vitamina D eran de aproximadamente 270 ng/ml—un hombre y una mujer en sus años 70s. Estaba estupefacto. Los miré y les dije: ‘¿Por qué no han muerto?’ Ellos dijeron, ‘¿Qué?’

Les dije: ‘Tienen niveles tóxicos de vitamina D’. Dijeron: ‘ ¿Quién lo dice?’ Yo dije: ‘Bueno, todos lo dicen. El convencionalismo indica que deberían tener estas increíbles neuropatías. ¿Cuánto tiempo llevan haciéndolo?’ Dijeron, ‘Toda nuestra vida.

La vitamina D es increíblemente importante’. Por lo tanto, he insistido sobre el tema de la vitamina D en mis pacientes autoinmunológicos. Francamente, una vez que sana el intestino, sus requerimientos de vitamina D disminuyen de manera espectacular”.

La razón de esto podría estar relacionada con el hecho de que las bacterias del intestino delgado y grueso actúan como mensajeros de señalización de las células madre que llenan a los enterocitos, que son eliminados y reemplazados constantemente.

La vitamina D es esencial para la proliferación de células madre en esta área. Si tiene bajos niveles de vitamina D, no proliferarán de forma adecuada. En la mayoría de las enfermedades autoinmunológicas, la barrera intestinal se encuentra diezmada, por lo tanto, estas células madre necesitan ayuda adicional.

A Menudo, los Bajos Niveles de Vitamina D y la Elevada Cantidad de Hormonas Paratiroideas Están Relacionadas
También, recomienda obtener vitamina K2 cuando toma altas dosis de vitamina D, para evitar una calcificación renal y otros problemas relacionados con la toxicidad de la vitamina D; y mide los niveles séricos del calcio para asegurar de que exista un balance adecuado.

“Una de las cosas que me han fascinado desde el principio, es que las personas que tienen bajos niveles de vitamina D, tenían casi de forma universal una elevada cantidad de hormonas paratiroideas que, por supuesto, liberan calcio en los huesos.

A medida que impulsé los niveles de vitamina D en las personas, disminuyeron los niveles de sus hormonas paratiroideas. Cuando atiendo personas que tienen elevados niveles de las hormonas paratiroideas, ya no busco inmediatamente un adenoma paratiroideo, sino que aumento sus niveles de vitamina D.

Si al incrementar los niveles de vitamina D, disminuye la cantidad de las hormonas paratiroideas; entonces, el problema está resuelto.

Les puedo decir que muchas personas que toman una dosis estable de vitamina D y luego la olvidan o viajan, dejan de tomarla y vuelven a hacerse un análisis sanguíneo, aunque [solo disminuyeron de 70 a 50 ng/ml], de repente, los niveles de sus hormonas paratiroideas comienzan [a elevarse]”.

Los Muchos Beneficios del Ayuno
Además, Gundry es un defensor del ayuno, tanto del ayuno intermitente como de un ayuno de agua más prolongado, el cual he adoptado recientemente. Ahora, hago un ayuno de agua de cinco días por mes, y como estaba acostumbrado a hacer un ayuno intermitente diario de 20 horas, realmente no tenía hambre en lo absoluto. La mayoría de las personas tienen punzadas de hambre dos o tres al día.

Esto se evita fácilmente al aumentar paulatinamente el ayuno hasta el punto de que lo realice 20 horas por día, durante al menos un mes, antes de intentar hacer un ayuno de agua más prolongado. En lo personal, no conozco ninguna intervención metabólica más poderosa que el ayuno. Gundry está de acuerdo e indica que:

“Tenemos un increíble sistema de reparación que funciona cuando se realiza el ayuno. Y es igual de importante [dejar] descansar el intestino.

Probablemente, esta es una de las medidas más inteligentes que cualquiera de nosotros podría aplicar—reposar la pared intestinal, no tener que absorber nutrientes, no tener que lidiar con el flujo constante de lectinas o toxinas. Pero creo que, lo más importante es que, finalmente, le proporciona a [su cuerpo] la oportunidad de hacer una seria limpieza cerebral…

La enfermedad de Alzheimer y Parkinson tienen una causa unificadora, y es que el cerebro se defiende de las amenazas percibidas, muchas de los cuales son LPSs. Si deja reposar a su intestino y no tiene LPSs en su sistema, cuanto más pueda mantener ese estado, en términos realistas, estará mejor.

Como diría Jason Fung, el ayuno intermitente es una medida excelente; llevar una alimentación modificada con restricción de caloríases una excelente intervención, pero técnicamente es mucho más fácil dejar de alimentarse… El segundo nivel de mi pirámide alimenticia modificada es “No comer nada”.

Es importante destacar que el ayuno activa la autofagia, que es la manera en que su cuerpo elimina los desechos.

Los cirujanos suelen extirpar los lipomas (protuberancias blandas y gomosas que se encuentran debajo de la piel, las cuales se desarrollan cuando la grasa comienza a crecer en los tejidos blandos), pero en realidad, el ayuno elimina los lipomas sin ninguna intervención quirúrgica. El ayuno también desencadena la regeneración de las células madre.

Sorprendentemente, si bien, los tipos de alimentación que son bajos en calorías podrían hacer que las personas con obesidad mórbida desarrollen pliegues cutáneos que deben extirparse quirúrgicamente después de una pérdida de peso significativa, por lo regular, esto no ocurre cuando realiza un ayuno de agua.

Realmente, su cuerpo elimina el exceso de piel flácida, conforme avanza el proceso, porque su cuerpo se encuentra en un modo de regeneración sumamente eficiente.

Incluso obtener una cantidad tan mínima como 200 o 300 calorías al día es suficiente para interrumpir el proceso de autofagia, por lo que ahora hago un ayuno de agua completo. Para mí, ha sido un cambio sustancial.

La claridad mental que proporciona es muy significativa. Ahora, si sus niveles de insulina son elevados cuando inicia el ayuno de agua, podría experimentar hipoglucemia, lo cual posiblemente le ocasione una fuerte cefalea. Gundry sugiere tomar aceite de coco o aceite MCT varias veces al día para contrarrestar este efecto.

Dicho lo anterior, si ha realizado un ayuno intermitente diario de 18 a 20 horas durante un tiempo, es improbable que tenga un problema de sensibilidad a la insulina y no se perjudicará una vez que comience a hacer el ayuno de agua.

Si empieza a experimentar espasmos musculares intratables o síntomas similares a la gripe durante un ayuno, debe saber que ambos son síntomas de deficiencia de sodio. Los requerimientos de sodio realmente aumentan cuando ayuna, así que debe asegurarse de tomar un poco de sal sin procesar de alta calidad todos los días, para evitar estos efectos secundarios.

Nunca es Demasiado Tarde Para Recuperar Su Salud
Como señaló Gundry, nunca es demasiado tarde para hacer un cambio en su salud. Una de sus pacientes comenzó a acudir con él cuando tenía 85 años de edad. Ella padecía una enfermedad coronaria, diabetes, artritis e hipertensión. Ahora con 96 años de edad, es “una persona sumamente energética que atrae a personas de 80 años, y se tiñe el pelo de rojo”.

“No es una ciencia exacta en lo absoluto. Existen algunos principios fundamentales que cualquiera podría aplicar y así cambiar su vida. Le digo a las personas: “Posiblemente me odiará durante un par de semanas, pero luego, probablemente comience a quererme”. Excepto por mis detractores, ellos nunca me querrán”, indica Gundry.

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu

Observatorio Nacional para la Protección del consumidor