¿Qué es producción y consumo sostenible?

¿Qué es producción y consumo sostenible?

En la Ley orgánica 1-12, que se corresponde con un mandato constitucional expresado en el artículo 241 de la Constitución, está contemplada la Estrategia Nacional de Desarrollo, en la que está programada la producción y el consumo sostenible, que además forma parte de los Objetivos globales para el Desarrollo Sostenible propuesto por las Naciones Unidas como meta a cumplirse en el 2030.

LA Estrategia Nacional de Desarrollo (END), también está pensada hasta el 2030, pero preocupa que no haya indicadores que señalen que estamos en el camino hacia las metas, al menos en lo referente a la producción sostenible.

Las metas de la ONU para el inicio del nuevo milenio, pautadas desde el 2001-2015, no se cumplieron. La misma organización atribuye su fracaso a que no se involucró a la sociedad civil en el cumplimiento de las mismas y vaticina para los presentes objetivos que podría pasar igual si el sector oficial no vincula a la sociedad civil y a las comunidades de base.

La producción sustentable es vital para el cumplimiento de la meta de los (ODS), pero independientemente de ese objetivo estratégico, como país necesitamos una política pública institucional que propicie la producción sustentable en el tiempo, para lo cual se requiere de una buena planificación.

La promoción de la producción de los pequeños agricultores, los huertos en las casas y en los patios de las escuelas, podrían oportunamente garantizar parte de los alimentos para los estudiantes de la tanda extendida, la cual sería además oportunamente saludable, con productos locales; y se le daría uso a numerosas cocinas que se han adquirido, pero que no se usan en las principales escuelas construidas por el Estado.

Podría pensarse en la posibilidad de que los productos agrícolas tradicionales y los que se pudieran cultivar tomando en cuenta las características de los distintos ecosistemas de la isla, promuevan pequeños y medianos agricultores, los cuales no emigrarían a la ciudad si tienen garantizada una mejor calidad de vida en el campo.

Un pequeño agricultor podría producir el consumo de su familia, vender sus excedentes y permanecer en sus predios si se le garantizan los servicios públicos como agua potable, energía, centros asistenciales y medicamentos. Nos referimos a estos renglones porque con todas las escuelas que se han construido en los últimos años nos parece que no se requieren de más.

Si los ecosistemas proveen y garantizan todas las posibilidades para sostener la vida, esto significa que debemos pensar en las futuras generaciones y garantizar que no les falte nada de lo que tenemos hoy, y educar para que hagan un uso racional de los bienes a los que tienen acceso. Es el propósito de la idea de la sostenibilidad.

Una planificación para la producción sostenible implica la participación de las comunidades con potencial para hacerlo viable; la integración de los actores para que el sentido de pertenencia los motive al compromiso con los planes y que desde los gobiernos se les oriente hasta dar los próximos pasos que deberán reflejarse en una reducción de la brecha de la desigualdad y la pobreza.

El desarrollo sostenible no puede ocurrir sin el desarrollo humano, solo así se puede garantizar el progreso de los demás ejes contemplados en esos objetivos, tanto en la propuesta de la ONU como en la agenda propia de la República Dominicana programada hasta el 2030.

Este es un tema vital que debemos priorizar en la agenda, antes de que el tiempo se nos pase y saquemos mala nota en la evaluación de los resultados.

Por Altagracia Paulino

Fuente:  Periódico Hoy

Share:

Envíanos un mensaje: