10 consejos para protegerse en las redes sociales

In General

1. ¿Qué datos tienen apps y redes sociales?

“Configurar la privacidad de redes sociales es clave para garantizar nuestra seguridad digital”
El caso Facebook ha destapado la recopilación de datos personales en esta red social a través de la app Thisisyourdigitallife, que tenía acceso al perfil del usuario y también al de sus amigos.

La legislación europea en protección de datos es también de aplicación al gigante Facebook, pero el consentimiento del usuario ha sido la base para realizar un acceso legítimo a los datos personales: la red social Facebook pide la aceptación de su política de privacidad a cualquier usuario que quiera unirse a la plataforma. Revise bien la política de privacidad, ya que es en el momento de la aceptación de estos términos cuando estamos consintiendo que nuestros datos sean tratados y almacenados.

2. Las apps fraudulentas existen

El acceso de las aplicaciones a nuestros datos es limitado, y no puede abarcar cualquier tratamiento ni cesiones a terceros. Si se cruzan estos límites, como parece que ha sucedido en el caso Facebook-Cambridge Analytica, debe saber que el tratamiento de los datos ya no es legítimo.

3. El caso Facebook puede repetirse

El escándalo de Cambridge Analytica podría repetirse, o haberse repetido ya sin que haya saltado a los medios. Sepa que es una opción probable, teniendo en cuenta lo laxos que son los controles a los que están sujetas estas aplicaciones.

4. Configure sus opciones de privacidad

La base para garantizar la seguridad digital de la persona es el conocimiento pleno de lo que conlleva el acceso a ciertas aplicaciones, programas, sitios web, suscripciones online, etc. Las políticas de privacidad y políticas de cookies están por todos lados, por lo que si queremos garantizar la seguridad de nuestros datos, en primera instancia se debe entender lo que consentimos que se haga con ellos. Lo primero es comprender el tratamiento que se le dará a los datos, la finalidad y la cesión a terceros.

Y, además, es esencial configurar la privacidad en las redes sociales, en especial de todas las que permitan hacer públicas o compartir con terceros la información personal. El nivel de privacidad que ofrecen los productos digitalizados debe ser un criterio para escogerlo.

5. Borrar su huella digital es difícil

“Las redes sociales permiten borrar nuestro perfil de manera definitiva, pero eliminar por completo nuestra huella digital no es tan sencillo”
Las redes sociales ya permiten borrar nuestro perfil de manera definitiva. Por un lado, está la desactivación del perfil, que no conlleva la supresión de los datos de carácter personal. Por otro lado, está el borrado del perfil, que sí supone la eliminación de los datos protegidos del usuario de los ficheros de la empresa.

No obstante, el historial de mensajes con terceras personas no desaparece, pues quedaría en el chat del receptor de los mismos. Y tampoco son eliminados del fichero de terceros aquellos datos que hubieran sido cedidos. En ese caso, el usuario es el responsable de solicitar a las redes sociales y a las empresas a las que ha cedido los datos su cancelación y eliminación definitiva; hacer una limpieza completa es una tarea ardua y difícil, pues en la mayoría de los casos el usuario desconoce quiénes son.

6. ¿Cómo proteger su herencia digital?

Al igual que la herencia tradicional, la herencia digital es el acto jurídico mediante el cual una persona que fallece transmite sus bienes, derechos y obligaciones a otra u otras personas, que se denominan herederos, con la particularidad de que este patrimonio es exclusivamente el adquirido dentro del ámbito tecnológico.

Para proteger la herencia digital existen diversas herramientas. Puede hacerse referencia a ella en el documento de testamento notarial, nombrando un albacea que ejecute los actos dispositivos que consideremos en su caso, tales como desactivación de redes sociales, asignación de bienes digitales, etc. Otra opción es decantarse por una empresa especializada en estos servicios: existen aplicaciones muy económicas que gestionan las redes sociales y patrimonio digital y son las encargadas de llevar a cabo todas las actuaciones que antes se hayan solicitado y dejado dispuestas para el caso en que suceda una desgracia.

7. Actualice sus programas

Entre los peligros más destacados de la navegación online están el rastreo, los virus y el phishing, un ciberdelito de hurto de información personal, como es el robo de la contraseña de su ordenador.

Para evitarlo, lo más efectivo es mantener los programas actualizados y tener un antivirus de calidad. Además, hay que descargar aplicaciones o programas siempre desde el sitio oficial, pues en caso contrario es probable que estos estén infectadas con virus.

8. Evite la wifi pública

La navegación a través de una red wifi pública es mejor evitarla por el riesgo que conlleva. Pero si se conecta, es aconsejable hacerlo usando una red privada virtual.

9. Compre online con seguridad

Además si se está comprando en Internet o se dará información sensible, siempre hay que asegurarse de que la página web contiene en la URL las consonantes “https” en lugar de “http”, pues son páginas con un estándar de seguridad más elevado.

10. Y entienda que la protección digital 100 % no existe

La protección total en el ámbito digital es complicada. No obstante, sí es posible minimizar la información y el rastro que dejamos, así como prevenir y minimizar los riesgos de ataques no deseados de terceros. Para ello, es esencial conocer y adecuar a nuestras necesidades las configuraciones de privacidad que ofrecen los productos y servicios digitales; mantener actualizados los programas y software; facilitar solo la información que sea esencial; navegar en páginas que sean seguras; e instalar un buen antivirus.

Fuente: Eroski Consumers/ Por Lucía Caro, abogada experta en derecho de las nuevas tecnologías en Gaona Abogados.

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu

Observatorio Nacional para la Protección del consumidor